domingo, 18 de enero de 2009

La Wiphala



José Diez de Medina*
La Wiphala, ese estandarte multicolor, cuadriculado y ajedrezado, es
originario de España. Su creación data alrededor del año 1530, cuando fue
utilizado por los tercios españoles de Carlos I, vale decir, los
regimientos de Infantería del Rey de España, contra Flandes y Holanda.
El estandarte de los tercios españoles recorrió parte de Europa como un
emblema de la orgullosa España Católica del siglo XVI, los tercios con
Carlos I (a su vez Carlos V, Emperador de occidente), y ocuparon la mayor
parte del continente conquistando Alemania, Italia y los Países Bajos.
Es posible, y más probable, que este estandarte haya llegado a la América
con los pacificadores españoles enviados por la Corona, para dirimir
posibles rencillas y luchas entre los conquistadores. Al Perú fue enviado
el religioso don Pedro de La Gasca con contados tercios que participaron
en la lucha entre los pizarros, que culminó con la ejecución de Gonzalo
Pizarro y Francisco de Carvajal.
Se trataba de un símbolo de los aguerridos españoles, cuyos tercios habían
luchado, conquistando y arremetiendo contra toda la Europa; manteniendo la
hegemonía política y religiosa bajo la férrea mano española.
Fue la época en que "no se ponía el sol en los dominios de España", y
cuando este emblema de Carlos I o Carlos V Emperador significó el poderío
español en el mundo.
El emblema tuvo muchos homenajes, debido al reconocido valor de los
tercios, tales como escritos, pinturas, etc.
El Museo del Prado en Madrid conserva una pintura que data del siglo XVI,
en la que un arcabucero empuña en una mano la bandera ajedrezada y en la
otra el arcabuz.
Existen varias hipótesis sobre cómo y por qué se creó la bandera
ajedrezada. Una de ellas sostiene que en las tantas batallas, luchas y
confrontaciones era un signo de triunfo destruir la bandera que enarbolaba
cualquiera de las partes contrincantes, siendo naturalmente atacada ésta,
e igualmente defendida, con lanzas, sables y espadas. Por ello la singular
bandera, vale decir el emblema, por sus características, no podía ser
total ni parcialmente destruida, de tal manera que, una vez cortada o
dañada por el ataque de los contrarios, debía ser reparada. Su diseño
permitía el costurado y parchado de las partes dañadas, formándose así el
ajedrezado final.
Los tercios españoles fueron admirados en toda Europa por su bravura,
llegando esta admiración hasta las tierras de América. En el Alto Perú,
alrededor del siglo XVII, un pintor llamado el "Maestro de Calamarca" fue
autor de una serie de 27 ángeles, representando en diez de ellos una
compañía de infantería española con atuendo militar, cada uno lleva un
arma, arcabuz o lanza. Allí el ángel abanderado "Gabriel Dei" porta una
bandera ajedrezada. El nombre de "Wiphala" seguramente fue adoptado para
el emblema, cuando fue encontrado, durante la conquista, en más de una de
las batallas libradas entre los conquistadores y los ejércitos del
incario.
Así la Wiphala, hoy, es usada como un emblema nativo.
José Diez de Medina*
*Past Presidente Sociedad Bolivariana de Bolivia

sábado, 17 de enero de 2009

Evolución

video

martes, 26 de agosto de 2008

Neandertales eran tan inteligentes como el homo sapiens

Martes, 26 de Agosto del 2008 - 08:06:06




La extinción de los neandertales no se debió a que fueran menos inteligentes que el homo sapiens, el antepasado directo del hombre, asegura un estudio realizado a las herramientas que usaron ambos grupos primates.

Los resultados de la investigación publicados por la revista Journal of Human Evolution son una nueva prueba que refuta la supuesta superioridad intelectual de los homo sapiens y que ha sido sustentada durante más de 60 años, según los científicos.

Esta investigación se agrega a otros estudios, según los cuales los neandertales eran tan buenos cazadores como los homo sapiens. También afirman que no existían diferencias notables entre ambos grupos en su capacidad de comunicación.

Los neandertales usaban herramientas de piedra que eran principalmente romas, en tanto que los homo sapiens usaban piedras más filosas que, para muchos arqueólogos, eran prueba de su intelecto superior.

Esas herramientas fueron producidas por el homo sapiens durante la colonización de Europa, aproximadamente hace 40.000 años.

Hasta hace un tiempo se creía que con esas herramientas o armas los antepasados del hombre habían superado y terminado por expulsar a sus rivales de la Edad de Piedra.

Sin embargo, los científicos de la Universidad de Exeter, de la Universidad Metodista del Sur y de la Universidad Estatal de Texas, dicen que no existe diferencia en la eficacia de ambas tecnologías y, más aún, es posible que las herramientas usadas por los neandertales hayan sido mejores que las del homo sapiens.

Los neandertales, que serían una especie diferente al homo sapiens, surgieron durante la glaciación europea, en tanto que los antepasados del hombre aparecieron en África y se propagaron al resto del mundo hace entre 40.000 y 50.000 años.

Se cree que los neandertales se extinguieron hace unos 28.000 años, lo que sugiere al menos 10.000 años de posible interacción con los homo sapiens.

Según Metin Eren, estudiante de arqueología experimental de la Universidad de Exeter y autor principal del estudio, éste pone en tela de juicio viejas presunciones de que los homo sapiens eran superiores a los neandertales.

"Es hora de que los arqueólogos comiencen a buscar otras razones de la extinción de los neandertales y la supervivencia de nuestros antepasados", señaló.

Para Eren "tecnológicamente hablando no existe diferencia entre una herramienta y otra. Cuando pensamos en los neandertales, necesitamos dejar de pensar en términos como 'estúpido' o 'menos avanzado y pensar en que eran 'diferentes'", manifestó

viernes, 11 de julio de 2008

ENTRE SERPIENTES Y JAGUARES

(segunda parte)
escribe: Gustavo Fernández
Teopanzolco
Dentro de los lindes de la propia ciudad de Cuernavaca, en el estado de Morelos, se encuentra el yacimiento arqueológico de Teopanzolco. Allí tuve oportunidad de realizar mis primeros relevamientos radiestésicos "in situ", y nada menos que enfocado a un tema ríspido para la idiosincrasia local. Realmente, ¿los pueblos ancestrales realizaron sacrificios humanos, o, cuando menos, en la cantidad y periodicidad que la "historia oficial" les adjudica?. Esta era una oportunidad para acercar algunas observaciones parapsicológicas y, de hecho, en la llamada "Fosa de los Muertos" donde se sostiene que se encontraron noventa y cuatro cadáveres de personas sacrificadas, mi péndulo y mis varillas "dualrods" señalaron algo distinto: que el lugar sí había albergado cuerpos, pero no de personas sacrificadas.
Igualmente interesante, fue observar que tanto la Pirámide del Sol como esta fosa se vinculaban por líneas de energía telúrica con el templo de Tezcatiploca, a un costado de la primera. Culturalmente se ha tratado de pervivir la idea de que Tezcatiploca era un dios de sangre y destrucción pero, como hemos visto en el número anterior, su significado espiritual, filosófico, esotérico, es muty distinto. Sea lo que fuere, este triángulo energético era muy marcado, y se diferenciaba claramente de otros templetes, alineados con la Fosa a un costado pero que, dedicados a Ehecátl (una de las advocaciones de Quetzalcoátl) se relacionaban energéticamente entre sí, pero no con las edificaciones anteriormente mencionadas.
En estas construcciones que se suponen del pueblo nahua, entre el 300 y el 500 DC, las señales de interacciones energéticas que iría comprobando en posteriores recorridas comenzaban a insinuarse. También, comenzaba a ponerse de manifiesto algo que luego llamaría mucho mi atención: en sucesivas etapas históricas, los antiguos construyeron pirámide sobre pirámide, a la manera de las muñecas "mamushkas" rusas. Pero no podía tratarse, como dicen los arqueólogos, de aprovechar la pirámide más antigua para elevarse sobre ella a una altura superior: obsérvese que cada "capa" de pirámide está claramente diferenciada, y existe una apreciable distancia respecto de la anterior. Solamente la "imita", y trepa a mayor altura. Pienso más bien en "acumuladores", en "baterías de pirámides", destinadas a multiplicar el efecto de éstas, cualquiera que fuere.
Varios amigos y amigas en Argentina ya me lo habían dicho: "No dejés de visitar Tepoztlán". Me dieron varias razones, yo rescato una: es la imagen especular, pero amplificada, de Capilla del Monte y el cerro Uritorco, en nuestra provincia de Córdoba. La misma gente, la misma energía. El Tepozteco, el cerro en la cumbre del cual se eleva el templo a Tepoztecátl, es de apenas cuatrocientos metros de altura sobre su base pero su ascensión exige un esfuerzo similar a los mil novecientos del Uritorco, en buena medida porque es casi de una pendiente de setenta grados en todo el trayecto y en parte porque su base ya se encuentra a dos mil metros sobre el nivel del mar.
Es un lugar magnético, mágico. Si uno puede obviar las hordas de "gringos", los inefables yankies que atronan el lugar con sus risotadas y sus faltas de respeto, el panorama magnificente y las indubitables energías del sitio nos transportan a otro tiempo, quizás también a otros lugares.
Para comenzar, sentado en la escalinata del templo, una pirámide de unos veinte metros de altura construida entre el farallón del cerro y el abismo (¿cómo habrán hecho?) mira hacia una herradura de cerros. La cumbre está aun un poco más arriba, y ciertamente y de haberlo querido, los antiguos constructores la habrían erigido allí. Pero no. Seleccionaron este lugar, donde el péndulo gira frenéticamente en sentido horario. Porque, quizás, sabían de ese Conocimiento Universal que los chinos, precisamente en esos tiempos (500 AC - 600 DC) expresaban ya en el Feng Shui, cuando decían que el punto de más energía geográfica no era la cima de un cerro ni el valle, sino un punto en la ladera, a dos tercios de la altura total, precisamente donde estaba sentado. Y si ese 2/3 evoca en ustedes algún aprendizje de Geometría Sagrada, déjenme relatarles algo espectacular: el eje Sur - Norte que atraviesa el templo, se desvía exactamente... 52º!. ¿Recuerdan todas las observaciones que en otro lugar he escrito sobre el ángulo de 52º?. Para quien no lo recuerde, remito a la lectura de mis trabajos publicados también en AFR, "En busca de otras dimensiones: explorando las Grietas de la Geometría Sagrada" (para solicitar, clic y enviar: AFR Nº 144) y "Piezas de un rompecabezas esotérico: Uruguay Metafísico" (clic para ver en la web: AFR Nº 172).
Era el lugar ideal para realizar una experiencia que Edgar me había recomendado. Me deslicé a un lado de la base cuadrangular del templo y apoyé ambas manos sobre la pared. Lentamente, comencé a llevar mi frente hacia adelante, buscando el frío contacto de la piedra. Más. Un poco más.Traté de no pensar. Difícil. La voz de mi amigo, quien se había aproximado subrepticiamente, llegó a mí : "Recuerda el poder de la serpiente que te fue conferido" (en mención a cierta experiencia días atrás en su temazcalli, para ello ver el número anterior de AFR). Seguí desplazando mi cabeza hacia adelante. Ya debería estar apoyando la frente en la piedra. Pero no. Mi cabeza seguía desplazándose, más. Más. Ya sentía cómo mis piernas se arqueaban hacia adelante para acompañar al torso y la cabeza, y de pronto reparé en que las manos... estaban hacia atrás de la misma, ¡como si mi frente se hubiera "sumergido" en la pared! No pude evitar un sobresalto y me eché hacia atrás. La pared, claro, permanecía impertérrita.
Vamos de nuevo. Sin hacerme trampas. Lentamente, la cabeza hacia adelante mientras mis manos, a los costados, me sostenían e indicaban los pocos centímetros que me separaban de la roca. Pero esos pocos centímetros comenzaron a convertirse en decímetros, y otra vez sentía que mi cabeza estaba mucho más allá, más adelante de lo que debería estar. Evité abrir los ojos mientras agudizaba los sentidos a mi alrededor. Hacía frío y los gringos parecían haberse alejado mucho. Y frente a mí, tres triángulos luminosos con sus vértices hacia arriba y una tenue, muy tenue luz al frente cuando una voz desconocida tronó en mis oídos o en mi mente, no lo sé aún. La palabra era "Ioxicateotl" (aún estamos averiguando qué significa la misma).
Lentamente me retiré hacia atrás y las sensaciones desaparecieron. Ahora sí, hacía calor y los gringos vociferaban nuevamente. O nunca habían dejado de hacerlo y simplemente no los oí. Tomé algunas fotografías más y pausadamente, casi con melancolía, emprendí el descenso.
En nuestro número anterior comencé a relatar ciertas particularidades del pensamiento nahua. Déjenme mencionarles dos:
Por un lado. Los libros escolares nos relatan cómo el tiempo fue cubriendo con tierra y vegetación las pirámides hasta hacerlas desaparecer de la vista. Falso. Aun los estudiosos más académicos sostienen hoy la tesis de que fueron los propios ancestros quienes, siguiendo indicaciones de sus ancianos y ante la evidente depredación que hacía el español (por motivos religiosos, políticos o simplemente para aprovechar la mampostería en sus propias construcciones) decidieron cubrir ex profeso y voluntariamente sus centros ceremoniales, sus petroglifos, sus monolitos litúrgidos, calendáricos, estelas conmemorativas, etc. Tal como recién en el siglo XX los estudiosos comprendieron, es mejor volver a sepultar un objeto de valor que expoliarlo, si no puede ser conservado. Así, siguiendo expresas indicaciones de Cuautémoc, el último emperador, en toda la nación comenzó a cubrirse artificialmente el mayor número posible de lugares sacros. Esta costumbre, lo he comprobado personalmente, aún hoy es preservada por numerosos nativos: ante la aparición, en un cerro próximo a Teotihuacán de unos petroglifos, sus descubridores, sabiendo que se encontraban en tierras de individuos ambiciosos y con poco amor a su cultura, realizaron una ofrenda a los antepsados y rápidamente lo cubrieron con tierra y piedras hasta hacerlo parecer un montículo natural.
Otro. ¿Sabían ustedes que los antiguos mexicas creían en la reencarnación? Es sorprendente cómo cada semana que paso en esta tierra encuentro más paralelismo entre el pensamiento, la filosofía y la ciencia oriental y estos pueblos.
Tomado del libro "Cómputo azteca", de David Esparza Hidalgo, Editorial Diana, México, 1975: "Todos llevamos una gota de sangre divina uniformemente distribuida en la sangre y en los huesos del hombre sano, pero en el hombre enfermo, o en el que está a punto de iniciar un acto heroico que ponga en peligro su vida, esa sangre se acumula en el corazón, y la agonía se concentra en una gota que tiende a desprenderse del cuerpo; la muerte sobreviene precisamente en el instante en que ésta se desprende para ir a alimentar al padre Sol; en él, la gota de sangre se activa, y después de algún tiempo, es arrojada a una pareja de esposos. En el trayecto, esta gota se divide en dos iguales que caen sobre cada uno de los esposos, y se distribuyen en la carne, en la sangre y en los huesos; así adquiere rasgos fisiognómicos, pero estas gotas, temporalmente separadas, tienden a juntarse y se acercan, y en el instante que se juntan, la esposa se convierte en madre y el esposo en padre. Doscientos sesenta días después, nace un niño o una niña".
Pero este itinenario de sorpresas y maravillas apenas había comenzado.

domingo, 20 de abril de 2008

PLEGARIA INDIGENA

Traducción: DAVID CAPARELLI
(Director de la Regional Sâo Paulo-Brasil del ATENEO)

¡Oh! Gran Espíritu Cuya voz oigo en los vientos.
Y cuyo aliento da la vida a todos en el mundo ¡Óyeme!
Soy pequeño y débil,
Necesito de tu fuerza y sabiduría.
Déjame caminar en la belleza
Y haz que mis ojos contemplen siempre con amor
El rojo púrpura del ocaso
Haz que mis manos Respeten las cosas que hiciste
Y mis oídos sean tan agudos para oír tu voz
Hazme sabio para que pueda
Comprender las cosas que enseñaste a mi pueblo.
Déjame aprender las lecciones
Que escondiste en cada hoja, en cada roca.
Yo busco la fuerza
No para ser mayor que mi hermano
Más para luchar contra mi mayor enemigo:
Yo mismo.
Hazme siempre listo
Para llegar a Ti con las manos limpias y el mirar firme
A fin de que cuando la vida se apagara
Como se apaga el poniente
Mi espíritu pueda llegar a Ti
Sin avergonzarse

Maitei horyvéva opavavépe

domingo, 4 de noviembre de 2007

PRECURSORES



Chinos, vascos y vikingos: La verdadera historia de la conquista americana antes de Colón
Huesos de pollo milenarios encontrados en Chile, vuelven a la actualidad un tema polémico: la conquista de América prehispanica.
Leonardo Vintiñi


Mascara olmeca realizada en jadeita verde


Las mascaras y esculturas olmecas demuestran unos marcados razgos orientales

CHINA, 1.122 d.C. La que alguna vez fuera la próspera Dinastía Shang, se halla en la fase última de su ocaso. La persecución por parte del clan de los Zhou obliga al hijo del emperador derrocado a encomendarse en una empresa tan arriesgada como grandiosa: nada menos que 25.000 hombres leales a Shang se hacen a la mar dotados de la más prestigiosa flota marítima de la historia y del planeta. Las ostentosas naves enlazan con fortuna la denominada "Corriente Negra" oceánica, y en algunos meses su destino los conduce inevitablemente hacia las desconocidas tierras americanas. Su arribo es, probablemente, sinónimo de esperanza y de celebración. Sin embargo, su herencia material es limitada, y su legado histórico y cultural sólo podrá basarse en el florecimiento de generaciones futuras desde una base mucho más primitiva que en la lejana tierra de oriente. Pese a todo, los Shang se establecen en medio de la nada, dando origen a una de las culturas más intrigantes e influyentes de toda Mesoamérica: los Olmecas.
La polémica pero sólida teoría de que las primeras poblaciones americanas nativas fueron influenciadas por un grupo de chinos arribados a las costas occidentales cuatrocientos años antes que Cristóbal Colón, no es la única que propone que la llegada del almirante genovés a las Américas constituyó más que un descubrimiento de tierras inexploradas, un auténtico "último lugar" en cuanto a la historia de las inmigraciones poblacionales humanas.
El puntapié final de descubrimientos de esta "avalancha" continua de arribos hacia las costas americanas no está representado por ningún texto, relato o reliquia cultural, sino, nada menos que, por huesos de pollo. Hallados en medio del territorio chileno, estos curiosos pero importantes vestigios de ave evidencian un prehistórico contacto entre hombres polinesios y hombres americanos. El reciente hallazgo pone en evidencia que la controvertida hipótesis de que el pollo no había sido introducido en el "nuevo mundo" por los colonos europeos sino por visitantes de la lejana Polinesia, es prácticamente ineludible. "Los orígenes y la fecha de la introducción de las aves de corral o del pollo en las Américas ha sido una discusión candente durante más de 30 años", según el equipo del hallazgo. Los pollos encontrados en Chile portan una mutación rara que, para beneficio de los científicos, hace posible establecer una relación genética entre estas aves y las especies halladas en Tonga y Samoa, verificando así una relación pre-hispánica entre ambos lados del mundo.
Pero el caso de las conquistas americanas precolombinas no culmina con chinos refugiados y balseros polinesios; los hallazgos arqueológicos también revelan que los vikingos, y probablemente los vascos, también incursionaron por la nueva tierra en algún momento de la historia. En el primer caso, la evidencia prácticamente no da lugar a segundas interpretaciones; todo parece indicar que en 1354, Magnus Ericsson, rey de los reinos unificados de Noruega y Suecia, patrocinó una expedición hacia la Groenlandia occidental en busca de los miembros sobrevivientes de una colonia noruega. Dicha expedición, tras saberse fracasada en un primer momento, e insistiendo en el afán de encontrar a sus hermanos perdidos, continuó su rumbo hacia el norte en un curso continuo de agua que terminó por hacerles hallar el fin en una isla de Minnesota, Estados Unidos, hacia 1362. Buena parte de estos pioneros escandinavos terminaron sus vidas en manos de los nativos americanos, y este hecho fue registrado en la piedra de Kensington, una laja que demuestra el paso vikingo por Estados Unidos y actualmente considerada como el objeto arqueológico más importante descubierto en tierras norteamericanas.
En el caso del descubrimiento vasco, la historia probablemente se sujeta menos a las evidencias; no obstante algunos investigadores sostienen que una veintena de hombres que partieron del golfo de Vizcaya y Bayona en 1412 arribaron al territorio de Terranova, donde curiosamente muchos topónimos son de origen vasco y ciertas voces euskeras parecen haber sido adoptadas por los nativos "Mimac" del Sureste de Canadá.
De cualquier forma, la historia y evidencia de las conquistas americanas precolombinas es tan abundante, que el proclamado "descubridor de América" no puede menos que ser categorizado como "último" en la lista de pioneros. Desde el enigmático hombre de Tri Cites (hombre de raza blanca hallado en tierras americanas unos 10.000 años en el pasado), hasta el fabuloso capitán de la flota china Zheng He, la historia nos cuenta que, a cada paso, nuestras concepciones concebidas como "nuestro pasado" deben ser reemplazadas por historias cada vez más inverosímiles.
El último, pero probablemente más significativo, arribo al nuevo continente vino una vez más de la mano del gran Imperio Chino. Las crónicas ilustran que el eunuco musulmán Zheng He bajo la Dinastía Ming, arribó y exploró América en 1421con una flota cinco veces más grande que la que su colega genovés utilizara 70 años después bajo el imperio español.El resultado de esta sucesión de asentamientos Ming, proporciona a los historiadores una fuente de investigación tan sorprendente como fabulosa: la relación entre el idioma chino y los idiomas olmeca y maya; mapas descriptivos de las tres Américas y Antártida; vestigios de naves chinas en costas americanas; establecimiento del Imperio Inca y el pueblo peruano, e innumerables evidencias materiales, sociológicas y culturales de las cuales generalmente se ignora su origen. Incluso algunos investigadores afirman que los mapas del propio Cristóbal Colón tuvieron un inevitable aporte de algunos realizados por navegantes orientales. Al parecer, después de todo, el descubrimiento de América no constituye un momento único en la historia, sino más bien una serie de acontecimientos de los cuales aún perduran sus mensajes.

domingo, 14 de octubre de 2007

ANCESTRO

El bipedismo surgió de una mutación genética hace 21 millones de años
Descubre que un simio del Mioceno ya era capaz de caminar erguido, por lo que pudo ser un ancestro humano

Huesos del 'Morotopithecus bishopi' (Foto: Aaron G. Fillet)
Actualizado miércoles 10/10/2007 09:24 (CET )

ROSA M. TRISTÁN
MADRID.- Los orígenes de uno de los rasgos que caracterizan al ser humano, el bipedismo , podrían retroceder hasta hace 21 millones de años, 15 millones más de lo que se pensaba hasta ahora, a tenor de los resultados de un exhaustivo estudio sobre la espina dorsal de más de 200 fósiles de mamíferos que vivieron a lo largo de 250 millones de años.
El estadounidense Aaron G. Filler, que trabaja en el Museo de Zoología Comparada de Harvard y el Centro Médico Cedars Sinaí, ha descubierto que un antiguo simio, el 'Morotopithecus bishopi', encontrado en Uganda en los años 60, habría sido el primero en enderezar la columna para caminar erguido debido a una mutación genética. Filler denomina a estos bípedos como 'hominiformes' y los considera los antepasados comunes de chimpancés y humanos.
Para llegar a esta conclusión, que publica en la revista 'PLoS ONE', el autor se ha aprovechado de los avances de la genética homeótica, una mutación en los genes de los embriones por la cual se producen transformaciones en las vértebras.
Una de estas mutaciones habría sido la que permitió poner el cuerpo vertical en un individuo de un ancestro humano. "Lo que ocurrió a nivel embriológico es literalmente impresionante" , ha señalado Aaron Filler, experto en biología espinal.
Filler explica en su trabajo que este defecto de nacimiento fue el que cambió la disposición de las vértebras. Aquel individuo habría sido el primer ser bípedo de la historia en una familia de cuadrúpedos.


Comparación de huesos del primate y de un 'Homo Sapiens' (Foto: Aaron G. Filler)
El mejor ejemplo de este tipo de organismo sería el 'Mortopithecus' , hoy extinguido, pero hay otros. Entre ellos, según recuerda Filler, están los 'Oreopithecus' , los 'Pieralopithecus catalaunicos' (encontrado en Barcelona), el 'Orrorin', y el 'Sahelanthropus' .
"Además, el bipedismo es común entre todos los simios, pero es el método de locomoción en tierra dominante entre los gibones, por ejemplo. También se ha sabido que los orangutanes lo practican. Hoy ya no es posible decir que mi teoría es imposible. La denomino el modelo Humanian, frente al troglodita, el de un ancestro que caminaba con los nudillos", defiende el investigador en declaraciones a elmundo.es.
"Creo que el origen del bipedalismo surgió en un sola generación por una mutación genética en el Mioceno», añade Filler. El científico, que dedicó su tesis a la evolución de la espina dorsal en mamíferos, asegura: "Aceptamos que el 'Australopithecus' es humano aunque su cerebro es como el de un simio y decimos que los humanos nos separamos de los chimpancés hace seis millones de años, pero si un antepasado común fue bípedo, entonces esa criatura también debería ser llamada humano y no simio. Así que varios simios modernos deberían ser calificados como humanos", concluye.
Pero la teoría de la mutación de Filler es polémica y muchos paleontólogos no están convencidos. Entre ellos José María Bermúdez de Castro, director del Centro Nacional para la Investigación de la Evolución Humana. "Si aquel simio de hace 21 millones de años fuera un ancestro humano, los chimpancés también serían bípedos", explica el paleontólogo.
El especialista español sí cree que el bipedimo pudo haber aparecido antes de lo que ahora sabemos con certeza. "Quizás surgió y luego desapareció porque en aquel momento, por el entorno y el clima, no generaba ventajas andar erguido. Sin embargo, hace unos seis millones de años sí que puedo ser ventajoso andar sobre dos patas porque había menos bosques", explica. De hecho, el éxito del bipedismo como modo de locomoción se atribuye a la expansión de la sabana, puesto que evitaría el calor, permitía liberar las manos y significaba un ahorro de energía en momentos de escasez de alimentos.

Para más información y noticias: http://aluzinformac ion.com
Para enviar críticas, sugerencias, noticias, casos, artículos, etc: redaccion@aluzinfor macion.com